21 de enero de 2005

La peligrosa idea de Darwin


La peligrosa idea de Darwin de Daniel C. Dennett (Galaxia Gutemberg, 1999) es uno de los libros más lúcidos e impactantes que he leído últimamente. Por desgracia las personas llamadas "de letras" o "concienciadas" no suelen leer esta clase de libros, por proceder de personas consideradas "de ciencias", o por tener una aversión irracional a la ciencia.
Por muy "cultos" que se consideren, esta fobia sin ningún fundamento que puedan defender desde la razón los convierte en ignorantes en estos campos, en los que tienen la osadía de opinar sin saber ni el a e i o u.
Mientras se considere inculta a una persona que no haya leído, por dar un nombre, a Cervantes, y no pase nada por no haber leído, por dar otro, a Darwin, seguiremos escuchando auténticas burradas procedentes de sectores "intelectuales", que sólo sirven para amparar el pensamiento religioso, apocalíptico o irracional que dicen querer combatir.

Por fortuna, las fronteras intelectuales empiezan a disolverse, abriéndose nuevos territorios que explorar. Zizek rompe esta nefasta división ciencias/letras hablando extensamente de la obra de Dennett en Organs Without Bodies: On Deleuze and Consequences.

Curiosamente Dennett, que escribe sobre Darwin, la evolución, la libertad o la conciencia, que discute con científicos como Dawkins, Gould o Penrose, por dar sólo unos ejemplos, es un filósofo, profesor del
Center for Cognitive Studies, así que no os extrañará que diga que considero esta obra suya uno de los libros filosóficos más poderosos que he podido leer nunca; un libro demoledor de muchas de las falsas creencias de ayer y de hoy sobre el ser humano.

Dennett analiza en detalle las consecuencias filosóficas todavía no asumidas por nuestra cultura de la teoría de la evolución, considera que el descubrimiento de Darwin es un ácido sobre todo tipo de ideas idealistas y esencialistas, por más que se presenten como racionales, humanistas o científicas. Este libro de Dennett es a su vez esa clase de ácido para todo tipo de filosofías que todavía hoy no han comprendido, o han comprendido demasiado bien, lo que Darwin descubrió. No es casual que estos días nos lleguen de EEUU noticias sobre escuelas en las que se obliga a dejar de enseñar a Darwin, para ser sustituido por el creacionismo.


Antonio López Campillo escribe sobre La peligrosa idea de Darwin:

Se trata de presentar y combatir a los enemigos de Darwin. Esta obra pasa revista a las controversias actuales sobre el darwinismo, pero sin olvidar las pasadas. Pone en evidencia las falsas interpretaciones y las confusiones que la doctrina ha provocado. Junto a esto, presenta la teoría de Darwin de una manera sencilla y asequible donde repasa la historia de la idea de evolución.

En el curso del libro se aborda la teoría de Chomsky del lenguaje, y se hace una critica del mismo desde posiciones darwinianas. Hay una critica a las posiciones de Stephen Jay Gould, que es digna de ser leída. Lo interesante de esta obra es que sirve de introducción a la filosofía del autor. Dennett, uno de los filósofos importantes de nuestro tiempo, ha abordado filosóficamente las fronteras del saber científico.


Además de este libro, y para que comprobéis que las ideas de Dennett no atacan a la libertad del ser humano, sino todo lo contrario, os recomiendo su última obra publicada en nuestro idioma: La evolución de la libertad (Paidós, 2004)

Sinopsis: Hace cuatro mil años, en nuestro planeta, no había libertad porque no había vida. ¿Qué tipos de libertad han evolucionado desde el origen de la vida? ¿Puede haber libertad en un mundo determinista? Si somos libres, ¿somos también responsables por el hecho de serlo o simplemente afortunados? En La Evolución de la libertad, Daniel C. Dennett se propone responder a estas preguntas y mostrar cómo es posible que sólo los humanos, de entre todos los animales, hayan desarrollado un tipo de mente que puede hacerles pensar en la libertad y en la moral.

Abajo tenéis la introducción de un amplio resumen de La idea peligrosa de Darwin, y el link por si queréis leerlo completo. Aunque lo mejor, con mucho, es leer el libro antes de asustarse... Así que si os parece interesante, compradlo, tomadlo prestado en una biblioteca o... y leedlo sin prejuicios.




El origen de las especies se publicó en 1859. Desde entonces, pero especialmente en los últimos 50 años, la teoría de la evolución por selección natural se ha convertido en objeto de análisis epistemológico y filosófico en general. La razón de esto puede estar en los alcances de dicha teoría. Hay teorías científicas que, por su contenido y propuestas rebasan completamente los límites de su disciplina e influyen, no sólo en otras ciencias u otras teorías, sino que en casi todos los ámbitos de una cultura o de una civilización incluso. Ello ocurrió, por ejemplo, con el heliocentrismo; no se trató de un mero cambio entre una astronomía por otra más explicativa, con mayor alcance empírico o que resistiera mejor las contrastaciones, ni se trataba, tampoco, sólo de una transformación epistemológica radical. El fenómeno fue amplio, profundo y duradero en toda la cultura y en la manera de sentir la vida, en la forma en que los hombres se consideraron en el universo, en lo que significa ser o no ser un centro y entidad creada. Más adelante, la mecánica newtoniana, aparte de constituirse en la primera síntesis y modelo moderno de ciencia y de conocimiento, tuvo, también, una influencia parecida. Todo podía entenderse y reducirse a explicaciones mecánicas; no sólo eso, la Ilustración sintió que todo era explicable y racional en términos de acciones de fuerzas, desde los cuerpos, hasta la economía y el alma. Ello duró con plenitud hasta el mecanicismo, esto es, hasta fines del siglo XIX. Es posible que la teoría darwiniana tenga similar, o, incluso mayor relevancia, influencia ( buena o mala) y alcances en la cultura que las dos anteriores. Ni la física relativista ni la cuántica parecen poseer dicho sentido, a pesar del calibre epistemológico que conllevan. Es posible que la actual genética molecular pueda ponerse a la par del darwinismo en cuanto influencia cultural.


Darwin ha venido a trastrocar un mundo "tranquilo". Antes de Darwin nada se oponía, en términos de conocimiento, de ciencia, a la idea de un mundo bondadosamente creado. Así expresa Dennett la idea matriz que guía su libro: Casi nadie es indiferente a Darwin y nadie debería serlo. La teoría de Darwin es una teoría científica, pero no sólo eso. Los creacionistas que se oponen tan amargamente tienen razón en una cosa: la peligrosa idea de Darwin penetra más profundamente en el entramado de nuestras creencias fundamentales de lo que muchos de sus refinados apologistas han admitido hasta ahora. (cap I pág. 16). Y añade a continuación: El amable Dios que amorosamente nos ha creado ( a todas las criaturas, grandes y pequeñas) y que, para nuestra delicia, ha esparcido por el cielo las brillantes estrellas, ese Dios es, como Papá Noel, un mito de la infancia, y no algo en lo que un adulto en su sano juicio y no desesperado pudiera realmente creer. (op. cit.)


Se trata, pues, de un asunto delicado. En la primera parte del libro, Dennett da la idea matriz de dicho asunto y hace ver por qué es delicado; en la segunda parte, debate con otros filósofos de la biología y biólogos acerca de dicha idea y en la tercera y última parte, extiende el problema hasta el problema de la mente y la cultura. En realidad, Dennett es un filósofo que ha tenido gran relevancia dentro de la actual filosofía de la ciencia cognitiva, al defender la postura intencional de la mente en contra, principalmente, de los eliminativismos de Churchland o Armstrong o del funcionalismo de Putnam o Fodor. En este texto, conecta sus intereses en filosofía de la mente con la cuestión de la evolución.


La idea central defendida por Dennett es que se puede entender la selección natural como un proceso algorítmico. Y nada más que eso. Nada más se requiere para que haya aparecido lo orgánico y, finalmente, la mente humana. Somos un algoritmo. Hasta Darwin era claro que algo como la mente no podía emerger de algo inferior, o distinto; se requería un "diseñador", un ser cogitante en grado sumo. El autor se detiene en el análisis de los argumentos que daba Locke a favor de esta idea y de cómo Hume, en su Diálogo sobre la religión natural estuvo a punto de ver más allá. Pero el peso de las ideas reinantes era demasiado fuerte, y su intento abortó. Si no era mediante la idea de la actuación de una mente diseñadora, no era explicable la existencia de nuestras mentes.


La teoría evolutiva darwiniana cambió tal situación. Y ello basta para advertir los alcances culturales de la teoría que, al introducir un recurso histórico en las especies orgánicas hasta entonces pensadas como fijas desde y para siempre, proporcionó una segunda vía de explicación para la existencia humana y orgánica en general. Una explicación que no necesita suponer un diseñador que guíe, que piense y produzca las criaturas que somos. El libro, en toda su extensión, se dedica a defender esta interpretación del darwinismo.

El diseñador supremo, el cogitador infinito es reemplazado por la estupidez. El algoritmo es estúpido, mecánico, ciego. Pero, a la vez, invariablemente poderoso, productivo e infalible y, merced a eso, paradojalmente, capaz de producir algo inteligente y creador. Eso es la selección natural.

Un buen resumen de La peligrosa idea de Darwin, por Alejandro Ramírez Figueroa

Entrevista a Daniel C. Dennett

Daniel C. Dennett's Home Page

33 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Sos consciente de que Deleuze se debe estar revolviéndose en su tumba?

Anónimo dijo...

¿Sos consciente de que Deleuze se debe estar revolviéndose en su tumba?


Diego

cosmodelia dijo...

pues Diego, me da igual ;-)
no pongo límites a los rizomas, ¡y menos basándome en Deleuze!

mira, como lo veo, una de las consecuencias de la idea peligrosa de Darwin es: no hay dioses, ni siquiera los hombres, ni siquiera Deleuze ;-)

Anónimo dijo...

A mi las ideas estas del señor Dennet me parecen una monstruosidad y una horripilación, lo cual no quiere decir que no se estén cumpliendo sus teorías y que desde luego sea lo que se nos viene encima, pero de ahí a comulgar con ellas, buff! esa confianza ciega y dogmática en la ciencia y esos logaritmos cerrados que producen robotitos... desde luego es un visionario y ¡qué futuro más feo nos espera! va a ser como matrix pero con menos efectos especiales.
Un horror, lo dicho.

cosmodelia dijo...

pues como no seas mas preciso sobre que idea te parece horripilante...
porque hablas de cosas que dennett noi dice, y eso que he leido el libro entero, cosa que dudo tú hayas hecho.
ya me dirás si me equivoco.
porque sinceramente, tengo la impresión de que no has leído bien, y comprendido lo que dennett escribe.

lo que básicamente dennett hace en este libro es explicar cual fue el descubrimiento de darwin (algo admitido hoy por casi todo el mundo), pero resalta que a pesar de ser admitido darwin en teoría se sigue con ideas predarwinianas de hecho.
por dar un ejemplo no hay una esencia del ser humano, o un fin definido (sea político, progersista, religioso o futurista) al que inevitablemente nos dirigimos.
ESO AUMENTA LA LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD HUMANA, no al revés, como das a entender.

por otra parte, lo que vienes a decir que te horripila no son opiniones, sino hechos.

es como si me dices que te horripila que la tierra dé vueltas alrededor del sol y no al revés, vale ¿y?

Anónimo dijo...

Tienes razón, me horripilan los hechos y no he leído el libro.
Pero no se decirte que me parece más aterrador, si el determinismo de un dios todo poderoso o la aleatoriedad de un algoritmo incontrolable.

cosmodelia dijo...

precisamente el último libro de Dennett: La evolución de la libertad, desarrolla esa cuestión.
si lo lees te llevarás una sorpresa, quizás en vez de horrorizarte te alegre ser libre ;-)

como no eres el único con esas preocupaciones, he ampliado la entrada con un resumen de este libro y más enlaces. si la leeis de nuevo ya lo vereis.

gracias por participar y por tu sinceridad.

los datos del libro:

LA EVOLUCION DE LA LIBERTAD
Materia: ETICA.FILOSOFIA MORAL Y POLITICA
Autor: DENNETT, DANIEL C.
Editorial: EDICIONES PAIDOS IBERICAS
Colección: TRANSICIONES
Encuadernación: RUSTICA
Idioma: ESPAÑOL
Páginas: 383

Hace cuatro mil años, en nuestro planeta, no había libertad porque no había vida. ¿Qué tipos de libertad han evolucionado desde el origen de la vida?¿ Puede haber libertad en un mundo determinista? Si somos libres, ¿somos también responsables por el hecho de serlo o simplemente afortunado? En La Evolución de la libertad, Daniel C.Dennett se propone responder a estas preguntas y mostrar cómo es posible que sólo los humanos, de entre todos los animales, hayan desarrollaod un tipo de mente que puede hacerles pensar en la libertad y en la moral.

Anónimo dijo...

hola! soy estudiante de biologia y, aunque comienza a aburrirme lo que estudio, me apasiona la evolucion. Creo que hay dos personas (que no dioses) que me han marcado ultimamente: Deleuze y Dennet. Realmente recomiendo este libro del que hablas a todo el mundo, es increible lo clarito que llega a ser este hombre. No creo que sea tan desolador el panorama, si, mucho algoritmo, pero tambien somos atomos y espacio vacio y pese a todo seguimos vivos. Deleuze tambien es muy matrix a veces. Claro que cuando terminas el libro le queda un cierto regusto neorreligioso, no te parece?, el toque torre de marfil, es cuestion de principios, al fin y al cabo se trata de un "intelectual" (tambien los cientificos lo son) que no mira al mundo, sino a sus creaciones mentales, y prefiere adorar a la inteligencia artificial que asquearse con la que pisa el barro.

Enhorabuena por la pagina, me tendreis por aqui cuando termine los examenes.
www.elcalamartevigila.tk

Anónimo dijo...

Amigo, esa teoría darwinina es prehistórica, totalmente contraria a lo que Deleuze expresa en su filosofía. ¿O acaso te piensas que el "crear conceptos" que Deleuze señala como el sentido de la filosofía puede llegar a convivir con ese darwinismo evolucionista positivsta reaccionario? ¡Por favor! ¿Cómo hace ese señor para saber cuándo empezó la humanidad? Te lo digo, lo hace desde el siglo XX (tomando los escritos de Darwin del XIX), con los instrumentos conceptuales de la época que le tocó vivir. ¿vamos a pensar que en la época actual justamente se viene a descubrir el origen de todo? Por favor, esa certeza ya la creyeron atrapar los medievales justificando todo en la voluntad de dios. "Dios ha muerto", es bueno no olvidar esta frase de Nietzsche.

Diego

cosmodelia dijo...

Primero voy a pedir a los anónimos, que aunque escriban como anónimos hagan como Diego, pongan algún nick para distiguir unos de otros, sobre todo si esperais respuestas ;-)

Al anónimo que estudia biología, me alegra mucho encontrar a alguien que valora la obra de Deleuze y Dennett AL MISMO TIEMPO. Eres la primera persona que encuentro que lo hace.

Como ves no es muy compartido ;-)
y desde ya me propongo escribir algo sobre esa conexión.
O si escribes algo tú bienvenido sea.

Claro que tengo mis críticas a Dennett, aunque no van por donde tú dices. Para nada veo religioso al final, todo lo contrario. Es la crítica radical a la religión, el no aceptar ningún "gancho celeste" llevado a sus últimas consecuencias. Algún día escribo mis críticas y las meto por aquí...

Diego, antes de discutir contigo he de saber si has leído el libro, porque me parece que hablamos de cosas diferentes. Y de todas formas no voy a caer en una estúpida discusión para ver quien es el auténtico deleuziano.

Lo que sí te puedo decir es que la teoría de la evolución no la vas a rebatir por decir que es prehistórica. La teoría heliocéntrica es más antigua
aún y no por eso la Tierra deja de girar alrededor del Sol. La puedes criticar, pero la que haces no resiste el menor análisis.

Me hace gracia que la veas reaccionaria, pq precisamente son los reaccionarios quienes se oponene a ella y pej quieren impedir que se enseñe en las escuelas.

¿Y cual es tu teoría sobre le origen de las especies?
No me irás a decir que eres creacionista.

Lo que sería interesante es que explicaras pq es reaccionaria según tú. Y cómo explicas que los científicos evolucionistas, en su mayoría, resulta que son ciudadanos de izquierda en sus actitudes públicas.
Y los que criticais la teoría de la evolución aliados de hecho de lo más reaccionario de la sociedad.

No pretendo convencer a nadie, más que nada romper prejuicios, y que antes de criticar algo se conozca. Recomiendo un libro, si quieers lo lees, si no, no. Lo que te puedo decir es que el "Dios ha muerto" no lo he visto expuesto de un modo más radical y coherente que en "la idea peligrosa de Darwin". Te digo como al otro anónimo, si lo lees a lo mejor te llevas una sorpresa ;-)

cosmodelia dijo...

Diego, saco aparte esta frase, porque me parece la más interesante de tu comentario:

"¿O acaso te piensas que el "crear conceptos" que Deleuze señala como el sentido de la filosofía puede llegar a convivir con ese darwinismo evolucionista positivsta reaccionario?"

Ya te he dicho que no lo veo reaccionario, y no lo has razonado, no basta calificarlo así. Con esa salvedad,
mi repuesta es sí. Y no puedes negar que es Deleuze uno de los que abre ese nuevo territorio: crear nuevos conceptos a partir de la ciencia y la técnica. ¿Por qué no podemos nosotr@s? ¿o es que a Deleuze le das la exclusiva?
Y aunque no lo hubiera hecho, tengo el derecho a hacerlo.
Hay rizomas posibles que sin prejuicios se pueden explorar. Un ejemplo: Trata de leer este libro: "El cerebro y el mito del yo" de Rodolfo R. Llinas (Belacqua, 2003) y verás como este neurocientífico comparte la crítica de la lógica del ser de Deleuze.

(El prólogo literario a este libro de García Márquez demuestra que no todos los de letras tenemos fobia a la ciencia)

Si miras atentamente la mayoría de los nuevos conceptos de Deleuze proceden de técnica y la ciencia que tú calificas de reaccionaria: rizomas, revolución molecular, máquinas de deseo, dispositivos, etc, etc.

¡Y eso es lo que los científicos le reprochan! (reproche que no comparto, por supuesto)
¿No te has preguntado porque dos científicos (Sokal y Bricmont) sacan un libro (Imposturas intelectuales, Paidós, 1999) para criticar precisamente eso?
¿que Deleuze y otros filósofos tomen términos y conceptos de la ciencia para hacer filosofía?

Mirad esta entrevista a Sokal, coautor de "Imposturas intelectuales":

Alan Sokal (AS): La primera parte del libro es una compilación de abusos groseros en el uso de conceptos o términos científicos, por parte de ciertos renombrados intelectuales, digamos filosófico-literarios, franceses, como Jacques Lacan, Julia Kristeva, Jean Baudrillard, Gilles Deleuze, Félix Guattari, etc.[5] Demostramos, creo que sin lugar a dudas, que estos autores han tirado palabras eruditas a la cara de sus lectores no científicos sin preocuparse en lo más mínimo por su significado y, sobre todo, por su relevancia para los temas que pretendían estudiar, ya sea el psicoanálisis, la semiótica, la sociología, la filosofía, o lo que sea.

Entrevista completa aquí: http://www.sindominio.net/biblioweb/escepticos/sokal.html

cosmodelia dijo...

Al anónimo "biólogo": olvidé a Zizek entre quienes vinculamos a Deleuze y Dennet, lo que pasa es que no he leído su: "Organs Without Bodies: On Deleuze and Consequences", que está por traducir, y en el que por lo que he leido Zizek empieza hablando de Deleuze y pasa a Dennett.

A ver si Pre-textos lo traduce ;-)

Anónimo dijo...

Voy a intentar ser lo más claro posible. Deleuze es un filósofo al que se lo ha puesto, creo que correctamente, dentro de lo que se dio en llamar como posestructuralismo. Heterogénea corriente de pensamiento filosófico herederos de Heidegger y fundamentalmente de Nietzsche. La ciencia, esa aplaudida por Popper, esa que "descubre" anillos de Saturno y automóviles que funcionan a luz solar, es hija de la más férrea Modernidad kantiana: el conocimiento avanza, cada vez nos acercamos más a la verdad sin llegar nunca totalmente a tocar la cosa en sí. Y con el avance de la verdad también avanza la sociedad en la que esa verdad se produce. Por eso, si los aviones de hoy son más veloces que los que surcaban el firmamento hace 50 años, este positivismo deduce que la Humanidad ha avanzado. ESta forma de pensar, positivista, reaccionaria, pudo erigirse, entre otras cosas, gracias a que la teoría evolucionista de Darwin pudo imponerse e influenciar la idea del mundo que ha tenido Occidente en los últimos 150 años. Ahora bien, Deleuze está en la antípoda del positivismo, cualquiera sea éste: ya sea el de Popper, el de Hegel o el de Marx. EL AYER NO FUE NECESIARIAMENTE PEOR QUE EL HOY, Y EL MAÑANA NO TENDRÁ NECESARIAMENTE QUE SER MEJOR. Esa seguridad se cayó: eso significa que Dios ha muerto. Dios, la pontencialidad de su concepto no sólo se erige en las iglesias sino también en múltiples formas que toma la cultura. La creencia evolucionista lleva en sí misma la idea de superación, que no es otra cosa que la de redención en última instancia.

No sé ni siquiera si me puedo considerar deleuziano, lo que sí tengo claro es que Deleuze es lo contrario al evolucionismo.

Amigo, si el evolucionismo fuese cierto, ¿qué hacemos aquí pensando? ¿Qué hacemos apostando por caballos que ya corrieron en el futuro y para siempre?

Diego

cosmodelia dijo...

Bueno Diego, cuando digo que os basáis en un maltentendido o por desconocimiento es por algo, no por gusto.
En general los que la criticáis no conocéis la teoría de la evolución, y lo demostráis al escribir cosas así.
¿no sería más sencillo molestarse en conocer algo antes de criticarlo?

Por eso digo que tú y muchos os llevaríais una sorpresa al leerle: ¡Porque es que yo, y Dennett, Darwin, y los evolucionistas de hoy compartimos básicamente lo que dices!

EL ALGORITMO O LA EVOLUCIÓN NO TIENE NINGUNA FINALIDAD.

Dennett escribió el libro (que insisto te recomiendo leas) en otras razones para denunciar esos usos que denuncias, pone en evidencia las falsas interpretaciones y las confusiones que la teoría de la evolución ha provocado. Y afirma que del descubrimiento de Darwin se deduce algo parecido a lo que expones al final que piensas tú, o muchos pensamos: NO vamos hacia un progreso inevitable, NO hay un fin de la historia, NO HAY PLAN, NO HAY DISEÑADOR, etc. DIOS HA MUERTO.

Precisamente por eso el anónimo "biólogo", Zizek o yo vemos perfectamente compatibles a Dennett y Deleuze.
Ahora, si no lees a Dennett (o lo lees con prejuicios) difícilmente podrás darte cuenta ;-)

Ese es exacatamente uno de los puntos centrales del libro. Si lees el resumen completo (en el blog está el inicio, al final tienes el enlace) verás esto:

"Además, como todo algoritmo, es sólo un recetario simple y estúpido. Pues bien, es ese mecanismo ciego el que puede producir, mediante su infinita reduplicación, algo inteligente, tal como el torneo eliminativo al final produce el campeón. Pero, al igual que la identidad del campeón, la especie humana que hoy conocemos, nosotros, no está asegurada por el algoritmo. El algoritmo no tiene ninguna finalidad. Es más, puede haber algoritmos perfectos , que no produzcan nada interesante. Esto nos enfrenta con la concepción humana que se contiene aquí: somos producto del azar. Una confusión siempre presente, dice Dennett, es creer que la selección natural es un procedimiento para producir finalmente al hombre. (Teilhard de Chardin creía eso.) Nada en el algoritmo asegura que un jugador en especial llegará al final. Hoy, en nuestro lugar, debido a la infinita variedad de circunstancias que intervienen, otra especie podría haber llegado a donde estamos nosotros. Es duro, afirma Dennett, pensar en que no estemos aquí por algo, debido a alguna razón especial para nosotros. Pero, si así fuera, no se lo puede demostrar. En cambio, el algoritmo, la selección natural, sí ofrece una explicación plausible, bastante contrastada. Quiero citar de nuevo a Dennett : "Aquí está, pues, la peligrosa idea de Darwin: el nivel algorítmico es el nivel que mejor explica la velocidad del antílope, las alas del águila,... Es difícil creer que algo tan estúpido y tan mecánico como un algoritmo pueda producir cosas tan admirables. Por muy impresionantes que sean los productos de un algoritmo, siempre el proceso subyacente no consiste más que en un conjunto de pasos individuales, no inteligentes, que se suceden unos a otros sin la ayuda de una supervisión inteligente... Se alimentan unos a otros por el ciego azar .( p 87). Por supuesto que la mayoría de los algoritmos hacen cosas no interesantes o, aún, inútiles; pero no implica que haya otros que produzcan algo cualitativamente superior a su propio funcionamiento. Es el caso de la selección natural y sus producciones.

Este es, entonces, el punto central del libro. Pero el libro contiene mucho más."

Y en el libro, escribe Dennett:

Casi nadie es indiferente a Darwin y nadie debería serlo. La teoría de Darwin es una teoría científica, pero no sólo eso. Los creacionistas que se oponen tan amargamente tienen razón en una cosa: la peligrosa idea de Darwin penetra más profundamente en el entramado de nuestras creencias fundamentales de lo que muchos de sus refinados apologistas han admitido hasta ahora. (cap I pág. 16). Y añade a continuación: El amable Dios que amorosamente nos ha creado ( a todas las criaturas, grandes y pequeñas) y que, para nuestra delicia, ha esparcido por el cielo las brillantes estrellas, ese Dios es, como Papá Noel, un mito de la infancia, y no algo en lo que un adulto en su sano juicio y no desesperado pudiera realmente creer. (op. cit.)

Anónimo dijo...

Sigo ampliando mi punto de vista.
Para comenzar, debo decirte que no necesito leer todo el libro que me recomendás para opinar sobre éste tipo de cuestiones. Me alcanza con leer el fragmentos que posteaste en tu blog para poder criticar las ideas que allí se esgrimen. No necesito que me justifiquen en 300 páginas algo que allí ya está concebido. Critico ese párrafo, la visión del mundo que allí se expresa.
Otra cuestión bibliográfica: Zizek es lacaniano y por ende sale a criticar a Deleuze en su libro, así como desde otro punto de vista también lo salió a criticar Alain Badieu. Así que, sin meter ni a Darwin ni a Dennett en esa lista, ya Zizek y Deleuze tienen posiciones marcadamente diferentes en lo que hace a la ontología y a la gnoseología. De ahí es que me parece un dislate -con respeto te lo digo -que ambos dos los quieras poner como equivalentes de Darwin y de los postdarwinistas.

Por eso, amigo, como te decía en el mensaje anterior, y tal como lo reafirma la última cita que agregaste, ese evolucionismo "algorítmico" lleva puesto la idea de Dios por más que se rían de los curas y de los obispos. El siglo XX ya nos ha mostrado toda la religiosidad que llevaban puesta aquellos que quemaron iglesias y prohibieron que se hable de Dios.

Justifico lo que digo, criticando el propio texto que posteaste. Eso de pensar que hay algo, sea lo que sea, que "evoluciona", "deviene", al margen de la acción concreta de los hombres, por más azarozo que se postule, sigue teniendo esa carga que deja al destino en manos de algo superior, y esa entidad superior y que no controlamos, es el Dios que Nietzsche mató a fines del siglo XIX.

Saludos

Diego

cosmodelia dijo...

Bueno, ahora entiendo mejor por donde vas.

Aclaraciones:
No he afirmado que estos autores sean equivalentes, sino que hay conexiones fructíferas entre ellos.
Por fortuna, cada uno tiene su peculiaridad, su singularidad.

El libro de Dennett tiene 900 páginas, son como 3 libros de unas 300 (en parte acertastes), y lo que posteé es un resumen.

Sigo pensando que no entiendes lo que postula Dennett, o si prefieres, que criticas cosas que no dice. Lo que más me extraña es que cada cosa que sacas a la crítica, como yo lo entiendo, no sólo es que no dice eso, sino todo lo contrario.
Por ejemplo en esta caso, son estos autores los que tambalean desde la ciencia la idea o noción de sujeto, de algo que "evoluciona".

En cualquier caso, este es de esos libros, que se esté de acuerdo o no con él, considero de interés. Y la prueba es que ha suscitado este debate en el que te agradezco participes.

Tampoco estoy de acuerdo con todo lo que dice Zizek, o Deleuze, etc. En el blog posteamos cosas con las que no tenemos que estar de acuerdo 100%.

Coincido con Deleuze cuando ofrece de su filosofía como una caja de herramientas, y veo las otras filosofías igual.
En la de Dennett encuentro herramientas útiles, y las uso.

¿Leiste el libro de Zizek sobre Deleuze?
Por reseñas que he leido, no es exactamente que critique a Deleuze, sino al Deleuze de la época con Guattari, el primer Deleuze lo defiende. Es curiosidad, pq a mí me gusta e inspira más el Deleuze/Guattari
(el primero confieso se me hace difícil)

Anónimo dijo...

Bien, me alegra que de a poco nos vayamos entendiendo.
Al libro de Zizek sobre Deleuze no lo leí; al igual que vos he recibido comentarios de profesores que lo han leído en inglés. Además, cuando Zizek estuvo hace un par de años en Buenos Aires, dio una charla en la asociación de psicoanalistas lacanianos en donde, como bien decis, critica al Deleuze que se mete con el psicoanálisis criticando a Lacan: El Anti Edipo y Mil Mesetas, básicamente, que son dos libros que escribió junto a Feliz Gauttari. O sea, Zizek sale a criticar la postura política de Deleuze, más que la ontológica característica de sus primeras prducciones. Por eso es que me parecía un tanto arriesgado salir a meterlos en la misma bolsa.

El evolucionismo, del tipo que éste sea, es otra cosa; absolutamente otra cosmovisión. Ya no están en la lucha Deleuze-Lacan, sino que es una visión típica del siglo XIX. Por lo que las diferencias ontológicas y gnoseológicas del sujeto con respecto a la realidad son diametralmente opuestas y no pueden sus conceptos, con la carga sustantiva que estos contienen servir como herramientas sin que previamente se los haya depurado, tarea que no sé si es plausible. A ver, sería como que me dijeras que en tu caja de herramientas metés el último discurso del Papa: ya está cargado de toda una cosmovisión. Para que pueda ser deleuzianamente útil hay que barajarlo, deconstruirlo, des-ontologizarlo, previamente. Sino, la postura en la que nosotros nos quedamos al usar esa caja de herramientas sería la de un utilitarismo en donde la única condición para la verdad es que ésta sea útil para la vida práctica para el sujeto que la adopta.

Espero ansioso la traducción del texto de Zizek.

Un saludo

Diego

cosmodelia dijo...

pues sí, nos vamos entendiendo.

no puedo estar más de acuerdo con esto que dices:

"Para que pueda ser deleuzianamente útil hay que barajarlo, deconstruirlo, des-ontologizarlo, previamente. Sino, la postura en la que nosotros nos quedamos al usar esa caja de herramientas sería la de un utilitarismo en donde la única condición para la verdad es que ésta sea útil para la vida práctica para el sujeto que la adopta."

no descarto escribir algo en esa linea para el blog, me parece perfectamente posible, igual que desontologizar desde la neurociencia.

el evolucionismo como lo entiendo, estrictamente en lo que es, no conlleva el utilitarismo, ni las otras cosas que has dicho, es tan simple como eso.
se las puedes acoplar como no.

resumiendo: como yo lo leo, Dennett se dedica en 900 paginas a "limpiarlo" de esas adherencias (por ejemplo discute con Gould a quien si podrías achacar algunas -no todas- de esas cosas), por eso un resumen tan escueto no te puede dar una idea de su trabajo.

si el amigo "biólogo" acaba sus exámenes será interesante conocer como vincula él a Deleuze y Dennett.

tambiém espero la traducción del libro de Zizek ;-)

Anónimo dijo...

No volvamos a perder el hilo del diálogo. No dije que el evolucionismo conducía al evolucionismo. Lo que dije fue que adoptar al evolucionismo (de cualquier tipo que sea éste; con el sólo hecho de que siga siendo "un" evolucionismo ya lleva implícita la noción de que la Historia, la Naturaleza, la Humanidad, el Espíritu, las Razas, o lo que fuera son como trenes que avanzan hacia algún lado) como parte de la caja de herramientas de conceptos tal como la sugiere Deleuze. Básicamente porque el evolucionismo no es un concepto sino una teoría totalizante toda, típica de la Modernidad post-kantiana. Por eso puse el ejemplo de los discursos del Papa. ¿Se podría ser Deleuziano y a la vez, de repente, creer que Jesucristo murió en la cruz para salvarnos? Responder afirmativamente a esa pregunta haría que nos corriésemos desde Deleuze al pragmatismo, cuyo último exponente es Richard Rorty. Deleuze se mueve siempre sobre una base ontológica coherente consigo misma, sobre la cual sí se mezclan los rizomas, las máquinas deseantes, Artaud y las aventuras de Alicia en el país de las maravillas. Tal como yo lo entiendo, todos estos son jugadores que pisan sobre el mismo césped de la misma cancha de fútbol; terreno que se encargó de fijar en sus primeros y arduos libros, en donde discute ontología y gnoseolgía.

Saludos

Diego

Anónimo dijo...

FE DE ERRATAS

Lo que quise decir es que no habia dicho que el evolucionismo conducia a utilitarismo; no al evolucionismo, lo que seria una tautología demasiado cerrada.


Diego

Anónimo dijo...

MÁS ERRATAS

Tendría que decir que: No se puede adoptar al evolucionismo como una herramienta dentro de la caja de herramientas de conceptos tal como la propone Deleuze.

Perdón. ¡Y eso que no estoy tomando nada!

Diego

cosmodelia dijo...

bueno, llevas hablando todo el rato de "evolucionismo", palabra que no aparece en el post.

quizás la confusión viene de ahí, Dennett o yo hablamos de la teoría de la evolución. no has respondido a cual es tu teoría alternativa.

es cierto que hay interpretaciones de la teoría de la evolución que coinciden con lo que dices, pero vuelvo a repetirte que ni yo, ni Dennett coincidimos con ella.

si tú ves compatible la teoría de la evolución con Deleuze, yo sí, por la sencilla razón de que NO es una teoría totalizante toda, como dices. y quien quiera hacer de ella eso lo intentará en vano.
es una teoría sobre algo muy concreto, no la teoría que la Modernidad postkantiana (por usar tus palabras) quiso hacer de ella.

por tanto, para mí es como si me dices que tampoco ves la teoría heliocéntrica compatible con Deleuze.

no vamos a seguir discutiéndolo ad eternum, ¿no?
insisto en que leyendo el libro eso es evidente, no le dedica una linea de pasada.

además, aunque fuera cierto que no es compatible con Deleuze, como no soy deleuziano (si es que se puede ser eso, cosa que dudo), pues me daría igual ;-)

Anónimo dijo...

Amigo, no quiero ser pesado, si lo estoy siendo te pido disculpas. Sucede que discutir con vos me ayuda a poner en claro lo que pienso; es una oportunidad para romper la pereza y sentar por escrito lo que pienso sobre estos temas.

Me viene bien la comparación que hacés con la teoría heliocéntrica. Los planetas del sistema solar giran alrededor del sol. ¿Quién puede dudar de eso? Parece tan obvio como el hecho de que el agua moja. El tema, y aquí entra el quid de la cuestión, es el sitial que le damos una teoría como la heliocéntrica. Todas las filosofías deudoras de Nietzsche (Deleuze entre ellas) te responderías que la teoría heliocéntrica es una representación que Occidente se ha hecho del cosmos. En esta apreciación hay una pérdida de solidez, de seguridad en la teoría heliocéntrica, ya no es tan firme como el agua que moja. Empiricamente, la teoría heliocéntrica cierra, pero eso no hace que la misma deje de ser una representación de la subjetividad Moderna. De ahí, el dislate de la pretención cientificista de la física al intentar entender el origen del universo mirando por un telescopio (teoría del Big Bang, por ejemplo). La ontología (lo que ES) no es aprehensible por ese empirismo de ensayo y error.

Entonces, desde éste punto de vista, imaginate las comillas que habría que ponerle a la teoría de Darwin, mucho menos "comprobada" dentro de las propias reglas que se asigna el método cientifico que teorías como la heliocéntrica.

Ah, para terminar, quiero decirte por qué no necesito leer todo el libro de Dennett. POrque en el párrafo que posteaste hay expresiones que ya son lo suficientemente claras mostrando su filiación filosófica. Pongo un ejemplo grosero para que quede claro a dónde voy, si te muestro un párrafo que dice: "no caben dudas de que la raza aria es superior a la raza negra", ¿necesito seguir leyendo para darme cuenta que el autor es racista? Y si en alguna otra parte del libro llegará a expresar frases que alivianaran ese racismo, sería un incoherente, algo que ningún filósofo serio se lo permitiría.

Un abrazo.

Diego

cosmodelia dijo...

"Todas las filosofías deudoras de Nietzsche (Deleuze entre ellas) te responderías que la teoría heliocéntrica es una representación que Occidente se ha hecho del cosmos."

para mí es la realidad, NO TODA LA REALIDAD, pero en ese terreno que estudia es la realidad, la evolución igual...para mí no son representaciones occidentales ni orientales, son conocimiento del ser humano.

por esa y otras razones no me adscribo a "Todas las filosofías deudoras de Nietzsche"

me parece una castración cognitiva y vital no conocer lo que la ciencia ha ido descubriendo
por considerarla "una representación que Occidente se ha hecho del cosmos",

ahora, es importante destacar que la ciencia no cubre todo, ni lo pretende.
como no está toda la realidad, por eso no leo sólo ciencia, lo que puedes comprobar si lees el blog.
pero para ciertos aspectos de la realidad, es más fiable para mí que la filosofía o el arte.

este misma charla que ambos valoramos no sería posible sin esos conocimientos científicos que hacen posible este medio de comunicación.

lo que posteé es un resumen del libro, salvo alguna corta cita no son palabras textuales de Dennett.
y es que da igual. lo que nos diferencia es otra cosa.
si tú no lees libros cuya filiación filosófica no compartes, yo leo de todo lo que vea me conviene (como diría Deleuze), y si me parece interesante por alguna razón un racista, también.

de los libros que estamos de acuerdo aprendo poco, o no me inspiran algo desconocido. aprendí más que con este de Dennett de otro de Pinker,
autor con el que discrepo bastante, titulado nada más y nada menos que "Cómo funciona la mente".

pero ya te digo que acá recomendamos libros, no obligamos a nadie a leerlos ;-) y podemos no estar de acuerdo con ellos, o no en todo.

quizás pronto meta en el blog el cruce de cartas entre Derrida y Sokal sobre "Imposturas intelectuales",
tiene que ver con esto de la ciencia y la filosofía.
y no sé si leiste acá sobre el debate del filósofo pesimista y el científico anarquista,

ah! no molestas para nada, al contrario, te lo agradezco. escribe cuando quieras ;-)

¿has escrito algo sobre tu visión de Deleuze?
sería interesante leerlo. si lo has hecho y no tienes donde ponerlo online, te lo subimos al blog.

quedas invitado ;-)

Anónimo dijo...

Bien, me alegra no ser una molestia porque éste debate está siendo muy enriquecedor, al menos para mí.
volviendo al tema, estoy sorprendido que Derrida se haya dignado a escribirle una carta a Sokal. Seria interesantísimo poder leerlas. Voy anticipando mi posición en esa compulsa, que no está tan lejana de la que venimos teniendo: Sokal es un científico ingenuo, que cree que por medio de un telescopio puede ir armando la cartografía de lo que ES el universo. Por eso le molesta la filosofía posestructuralista, la cual barre de plano con esa ilusión positivista. Lo que él, Sokal, denomina un mal uso de los conceptos científicos por parte de los filósofos, es justamente la concepción deleuziana de la caja de herramientas de conceptos. Esto es, conceptos extraídos de la cosmovisión que los vio nacer. Sokal creyéndose dueño de los conceptos rechaza que la caja de herramientas sea válida, qué sirva para conocer. Justamente por esto, porque el debate ya está planteado, es que Deleuze, Derrida, Foucault, con esa visión cientificista no tienen absolutamente nada que ver, y que de hecho ambas posiciones están en guerra.

Te recomiendo el texto de Heidegger "La época de la imagen del mundo", en donde explica que a partir de la concepción cartesiana del ser y del saber humano, fueron posibles todos los desarrollos tecno-científicos que hoy conocemos. El tema es que han confundido al Ser con el Ente... Por eso son rivales la filosofía y la ciencia. No se puede asignar una habitación a cada una en la casa del conocimiento. Esto por supuesto no significa bregar porque se deje de hacer ciencia así, sin más. Sino más bien reubicar a esa actividad cultural hija de la Modernidad, para así evitar sus prejuicios y sus determinaciones inapelables.

Sobre Deleuze no tengo nada escrito. El año pasado cursé un seminario sobre su obra, todavía tengo que entregar la monografía final del curso.

Un abrazo.

Diego

cosmodelia dijo...

diego, para mí tb. esta siendo enriquecedor,

sin perjuicio de que haga una entrada en el blog, aquí tienes la carta de Derrida para abrir boca:

Sokal y Bricmont no son serios

http://www.physics.nyu.edu/faculty/sokal/derrida_espanol.html

hay más cartas, de respuesta de Sokal a esta, etc.
buscaré todo para el post.

¿has leido el debate entre Bricmont y Debray?
en este caso estaba mas cercano de Bricmont...

Anónimo dijo...

¡Ni que la hubiese leído antes a la carta! Tal cual te lo comentaba en mi anterior mensaje, Sokal no es serio. Lo que pasa que su posición está embebida del sentido común que se enseña en los colegios, a los chicos. Por eso me extrañaba que uno de los principales filósofos del siglo XX discuta con la soberbia de un científico duro. Nunca antes había visto que Derrida tratase a alguien, fijate que ni siquiera se tomó el trabajo de deconstruirlo, tan flagrantes eran los divagues de Sokal. Es que no sólo los científicos (la mayoría de ellos, los mejores quiero pensar que no son tan ingénuos) viven en ese sueño dogmático, sino que, como te decia recién, la opinión pública de Occidente está acostumbrada a festejar cada cohete que la NASA manda a investigar si hay agua en Plutón. "Eso es conocimiento, ¡qué va a poder decirme un fulano que se pasa el día leyendo libros de filosofía!" En esto están en juego connotaciones políticas. El sujeto contemporáneo necesita saberse auntónomo, libre, para poder aceptar la normatividad del sistema. Por eso, le cuesta (nos cuesta, a todos nos pasa, sucede que la opinión pública es demasiado obsena) aceptar que vive en la caverna de Platón, tal es así que sólo acepta superioridad intelectual en aquellos que poséen una tecnología para acceder a la verdad de la que ellos carecen. Así como aceptan que su vecino que tiene automovil llega más rápido al trabajo que ellos que sólo cuentan con una bicicleta, también se sacan el sombrero frente a los tescopios láser y a los transbordadores espaciales. Todo es cuestión de magnitud, y la magnitud, al menos por el momento, se mide en dinero. Así es como entiendo que Sokal pudo tener el coraje de salir a criticar a buena parte de los filósofos más importantes del mundo sin casi saber nada de filosofía. Es porque creen que la verdad no se juega en el pensamiento sino en la potencia de los telescopios.

Saludos

Diego

Anónimo dijo...

Por aquí, en otro comentario, se ha dicho que la filosofía es rival de la ciencia; no claro, la ciencia es, como dice Badiou, para empezar, una condición de la filosofía. Y esto lo "demuestra" casi cualquier filosofía.

Estoy con cosmodelia: por decirlo pronto y mal, todo junto, rizoma. A mí también "me aportó" Dennet, lo poco que léi, así como otros supuestamente alejados.

Por otra parte me gustaría pedir ayuda para investigar/crear con alguien, a la larga, algo que tiene que ver con, digámoslo asi, cierto positivismo posmoderno y con el tema de este blog: cito algunas cosas:

-Badiou (su conceptualización de unas excitantes matemáticas*, quizá pariente, tal conceptualización, de los intentos modelizadores de un Carnap, aunque de esto no sé mucho),
-Sloterdijk, ciertamente aclarador.
-Latour, Deleuze/Guattari... por supuesto.
-También juntarlo quizás con lo que haya quedado de Carnap --y esas cosas, que no conozco demasiado-- que son intentos curiosos por juntar lógica y filosofía.
-Etc.

*sobre ello, estas matemáticas, que podrían ocupar un lugar fundamental en esto como cierto incentivo para el pensamiento, he hecho una especie de "primera observación" en este "proyecto" que abrí: http://arrows.ourproject.orgsoy iván: mi diarioGracias, saludos

Anónimo dijo...

Ah, y un mail del anterior "anonymous" :)
iviann
(arroba)
gmail
(punto)
com

cosmodelia dijo...

Ivan, te respondí en el otro hilo: todo es natural o viva lo artificial.
Por si no lo ves, lo hago también aquí:

Ivan, aquí nos ayudamos unos a otros, hasta Diego nos ayuda con sus críticas ;-)

Si quieres escribir algo para este blog lo tienes abierto. Especialmente interesante expisieras a autores de los que todavía no hemos escrito en el blog, o nos hablaras de tus fusiones o tu hacer rizomas.
En contacto tienes el email.

Aparte añadiremos enlaces a tus dos webs en la próxima actualización.

Anónimo dijo...

Hola, soy Iván ("ivian")

Dennett y Gould digamos que tienen una bronca, sí; al parecer un a veces excesivamente cerrado "escéptico" (Dennett), quizás a veces agobiantemente irracional en su intento de ser "ultrarracionalista", y quizás poco conocedor de lo que en realidad dice su contrincante (Gould), extraemos un ejemplo de un texto* de Gould, donde éste se defiende de Dennett. Antes un comentario explicativo necesario. La "teoría" de Gould y su amigo Elredge - una explicación evolucionista y darwinista con éxito - se llama "equilibrio puntuado". Gould explica, tras el párrafo sobre Dennett, algo que puede aclarar a los que ni siquiera estéis iniciados, así que lo ponemos antes de la nota sobre Dennett (entre corchetes he añadido una nota mía dentro):

"Finalmente, la supuesta equiparación del equilibrio puntuado con la saltación no tiene sentido dentro de la estructura lógica de nuestra teoría [se quejan los contrincantes al parecer de cierto posible "saltacionismo" de Gould, y por eso lo comenta aquí], así que, a menos que seamos estúpidos, ¿cómo podríamos haber pretendido tal cosa alguna vez? Nuestra teoría sostiene, como enunciado definitorio, que la especiación alopátrica ordinaria, un proceso gradual a escala microevolutiva, se traduce en puntuación a escala geológica."

Paso entonces al comentario sobre la estúpida lucha con el a veces [estúpidamente] reduccionista de Dennett, en la pág 1037 del texto* de Gould:
El bulo saltacionista ha persistido como nuestro íncubo particular. La acusación no puede sustentarse en una documentación adecuada, porque nosotros nunca establecimos la pretendida conexión, y los intentos de presentarnos como neosaltacionistas no resisten un examen riguroso. Dennett (1997), por ejemplo, quien insiste en que "por un tiempo [Gould] presentó el equilibrio puntuado como una alternativa "saltacionista" revolucionaria al neodarwinismo estándar", asegura a sus lectores que "durante algún tiempo propuso que el primer paso en el establecimiento de cualquier especie nueva era [...] una saltación no darwiniana", y extrae directamente esta afirmación de mi artículo de 1980, del que cita este pasaje: "la especiación no siempre es la extensión de una sustitución alélica gradual y adaptativa a mayor efecto, sino que puede representar, como argumentó Goldschmidt, un estilo diferente de cambio genético, tal como una reorganización rápida del genoma, quizá no adaptativa"

La crítica de Dennett me parece penosa, pero la leyenda urbana no puede ofrecer nada mejor. Para empezar, esta cita ni siquiera se refiere al equilibrio puntuado, sino que procede de una sección sobre la mecánica microevolutiva de la especiación. En segundo lugar, Dennett lee mis palabras al revés. Estoy intentando labrar un pequeño espacio teórico para un estilo de rapidez microevolutiva poco frecuente, como queda claro cuando digo "no siempre". Pero Dennett sentencia que estoy proponiendo este mecanismo como recambio general del cambio microevolutivo gradual en toda especiación ("el primer paso en el establecimiento de cualquier especie nueva", según sus palabras). Pero mi "no siempre" obviamente implica "las más de las veces", y no puede entenderse como "nunca". En pocas palabras, hice un alegato en favor del pruralismo, y Dennett me acusa de usurpador. Después, cuando intento explicarme, se me acusa de echarme atrás para salvar la cara. Así atado por partida doble, uno ya sólo puede sonreír y rememorar el famoso dicho de Schiller: Mit Dummheit kämpfen die Götter selbst vergebens [Hasta los dioses luchan inútilmente contra la estupidez].

Hasta aquí el texto de Gould. Por otra parte con esto es obvio que no estamos diciendo que no se deba leer a Dennett (y por supuesto tampoco que haya que leer obligatoriamente a Gould por nada en especial, si bien es bastante recomendable, máxime si se tiende a leer sólo a autores como tendentes a ciertas simplificaciones, como Dennett (la exposición de Gould de la teoría de la evolución darwiniana en su texto* es apasionante)).

Por otra parte no me extraña que a veces parezcan "fundamentalistas operacionalistas", llamémoslo así, la gente como Dennett, ya que es fantástico -viéndolo de cierto modo- lo que se está haciendo con el tema de la inteligencia artificial, la filosofía... ya sabréis, este pragmatismo operativo y tan "multidisciplinar": matemáticas/computación/ingeniería/filosofía/etc.

Anónimo dijo...

Ver el libro:
Darwin ha muerto,

en Bubok.

Anónimo dijo...

Necesito encontrar este libro de la peligrosa idea de Darwin. Ojala en pdf. Quien me ayuda por favor!!!